CARLOS GONZÁLEZ: CON AMOR Y DISCIPLINA SE LOGRAN LOS SUEÑOS

La clave del éxito para el Grandeliga Venezolano Carlos González

Por: Maryorie González
Carlos González se inició en el beisbol siendo apenas un niño de 4 años, motivado por su hermano mayor Euro, quien compartía la misma pasión por el deporte, no sólo lo llevaba a los partidos, sino que practicaba con él, era su mentor, en reiteradas oportunidades el Grandeliga ha comentado en forma jocosa que le debe a su hermano el título de bateo. Su familia lo apoyó desde el principio, desde pequeño era muy competitivo, así que siempre quería ganar, ser el mejor.

Este joven zuliano tenía una gran fe en sí mismo, su autoconfianza lo ayudó a avanzar, sabía que era bueno y lo dejaba por sentado ante el mundo: “definitivamente hay que creer en uno mismo, si tú no lo haces, los demás tampoco van a creer de lo que eres capaz”, señaló. Pero la confianza iba de la mano del trabajo continuo, Carlos cuenta que mientras otros compañeros descansaban, él se mantenía en el campo, practicando con pasión, para él esa es la clave del éxito: “ser persistente en tus metas, no hay nada que no puedas cumplir porque si le pones amor y disciplina de seguro lo vas a lograr”. El talento venezolano soñó con estar en las Grandes Ligas desde que niño, y creció para hacer realidad esa meta que repetía con convicción.

A lo largo de su carrera, ha obtenido innumerables reconocimientos como recompensa a su talento y dedicación, sin embargo, la nominación al Premio Roberto Clemente, el más destacado de un jugador individual de las Grandes Ligas, en reconocimiento a su labor humanitaria, le genera una gran satisfacción pues no sólo se pone de relieve su labor en el terreno, sino que premia su trabajo fuera del campo: “para mi tiene un significado muy especial porque siempre me ha gustado ayudar y tratar de mejorar la vida de las personas para que también tengan la oportunidad de cumplir sus sueños”, afirmó.

Su vida ha estado marcada por las pruebas, el 2014 fue un año difícil dentro y fuera del terreno, con 3 operaciones y 2 bebés, tomando en cuenta que su esposa Indonesia, tuvo un embarazo gemelar de alto riesgo. Carlos reveló: “estas experiencias difíciles son pruebas que me han hecho más fuerte, pero sobre todo me siento agradecido por todas las bendiciones, porque si no tienes salud no tienes nada, no importa cuánto tengas en el banco, con salud podemos salir adelante y superar cualquier obstáculo”.

Inspirado por un sentimiento de solidaridad, ese mismo año, el beisbolista registró una fundación para ayudar al cuidado de la salud de los niños necesitados, principios que le inculcó su familia desde pequeño. Ese sentimiento ha sido compartido con su esposa Indonesia, y juntos han brindado a los jóvenes las herramientas para que puedan soñar y cumplir sus sueños, bajo el ejemplo de trabajo y constancia.

Para este baluarte del béisbol, la honestidad, la constancia y el respeto, son valores que también transmite a sus hijos, Santiago, Génova y Carlota. “Quiero que sean unos seres humanos sinceros, solidarios y trabajadores, porque así somos los latinos, así nos enseñan en nuestros países y también en la cultura americana están estos valores porque es una fórmula de éxito en la vida de las personas. Trato de tomar lo bueno de ambas culturas y asegurarme de que ellos sigan el camino correcto”, aseveró.

A pesar de manejar una exigente agenda cuando está de gira, Carlos integra el trabajo y la familia. En temporada, su familia viaja con él y disfruta al verlo jugar, son sus principales admiradores. Y cuando están en casa, aprovechan para compartir y hacer cosas divertidas. “Me describiría como un padre que ama a sus hijos y que daría todo por verlos felices. Ellos son mis inspiración a seguir trabajando y esforzarme”.

Carlos siempre decía que soñaba con tener hijos, pero lo más importante era con quién. Indonesia, llegó a su vida para formar ese hogar que tanto visualizó. “Ella es todo en mi vida, es la mujer que amo, con quien quiero pasar el resto de mis días, es el alma de la casa, quien nos cuida y vela porque seamos felices”, reveló.

Los sueños no se acaban, Carlos anhela tener un anillo de Campeón y sobre todo disfrutar de su familia al máximo, ver a sus hijos crecer y realizarse.

“Mi mensaje para los talentos venezolanos es que sigan trabajando, que no renuncien a sus sueños porque el trabajo duro es bien recompensado y la sensación de cumplir tus metas no se compara con nada, así que sigan adelante”, concluyó.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.